Calidad, creatividad, felicidad

La calidad en la arquitectura parece ser algo relativo. La mayoría de las veces, no estamos de acuerdo sobre lo que es bello o no, esto no es sorprendente, porque cuando uno indaga y  le pregunta a alguien por qué le gusta o no te gusta algo, la mayoría de las veces, no existe una contestación meridiana y clara. Todo sigue siendo subjetivo...

En mi opinión cuando un espacio arquitectónico , sea público, residencial, deportivo, musical, etc. tiene calidad cuando resuelve las necesidades para las que se ha creado esta arquitectura. Lejos de ser ello o no, está la funcionalidad. Por ejemplo, no tiene sentido hacer un pasillo que no lleva a ninguna parte, ni poner una puerta que nos empuje al vacío, por muy bellas que éstas sean, pero la calidad en la arquitectura requiere mucho más que cumplir con todas las normas técnicas pertinentes que engloban necesidades:  confort, gusto, belleza;  ha de generar  en uno  el sentimiento de bienestar. Una buena construcción es una que no sólo se adapta en armonía con su entorno, sino que también promueve la vida, la creatividad y la felicidad. Por el contrario, una inadecuada es todo lo contrario.

A veces los arquitectos se obsesionan con la creación de edificios que son impresionantes y diferentes y nos olvidamos de lo esencial que es crear lugares que nos sirvan para ser más felices y vivir mejor, lugares donde nos guste estar.

About the Author

cmera